Capiteles del lado izquierdo de la portada cargados de simbología. / M.D.CRUZ

Un profesor del Gonzalo Korreas descubre los secretos de la portada meridional de Santa María

Francisco Vicente Calle descifra el significado de los elementos vegetales y animales que la adornan

P.D. Samino
P.D. SAMINO

La portada meridional de la iglesia de Santa María de Jaraíz de la Vera es una joya artística de finales del siglo XIV o principios del XV, en la que se han labrado elementos vegetales y animales que la adornan. Se trata de una obra que, por su iconografía, guarda grandes secretos y misterios.

Para desentrañarlos no hace falta recurrir a la frase de Naguib Mahfuz: 'Si las piedras hablaran'. Para interpretar su simbología, el profesor del IES Maestro Gonzalo Korreas Francisco Vicente Calle ha realizado un estudio iconográfico de la misma.

Mediante este análisis ha logrado descubrir qué se esconde en la portada. Cree que lo que ensalza sobre todo es la idea de que «la redención de Cristo se extiende por toda la tierra gracias a la labor de la iglesia», representada mediante los diferentes elementos vegetales.

Sin embargo, señala, que Cristo, que es «la puerta del redil», está representado de manera simbólica en el capitel de la resurrección del leoncillo, dando a entender «que solo el que pasa por esa puerta se salvará y alcanzará la vida futura».

No obstante, recuerda, que el mundo es «un lugar lleno de peligros» para el cristiano y su alma. «Estos peligros han sido representados de manera simbólica por los animales que atacan a los corderos», pero también de manera más explícita, añade, mediante «las figuras de las mujeres lavándose el pelo», símbolo de la soberbia. De cualquier manera, reconoce que no es fácil conocer el significado total de la iconografía de la portada.