La delegación jaraiceña abriendo la manifestación.. / S.E.

Presencia destacada de jaraiceños en la manifestación de Madrid por las pensiones

Ha sido la delegación más numerosa en participar en la convocatoria del pasado sábado en defensa del Sistema Público de Pensiones

P.D. Samino
P.D. SAMINO

El pasado sábado, 16 de octubre, una delegación jaraiceña se desplazó a Madrid para participar en la manifestación en defensa del Sistema Público de Pensiones. El viaje lo organizó la Asociación de Mayores de Jaraíz con la colaboración del Ayuntamiento, la asociación de amas de casa Mujer Jaraiceña y el Movimiento AJYPE (Asociación de Jubilados y Pensionistas de España).

Los organizadores han expresado que el balance de este acto reivindicativo «es muy positivo» en lo que, a la presencia, en el mismo, de los mayores jaraiceños se refiere. En relación a esta actividad han hecho, sin embargo, varias puntualizaciones: «Dada la enorme importancia de los asuntos de que trataba la manifestación para el futuro de las pensiones, llama la atención de que en un pueblo donde residen unos 1.700 jubilados y pensionistas no se completaran las plazas de un autobús de 54 asientos. Circunstancia que resulta aún más llamativa si tenemos en cuenta que el viaje era completamente gratis», han recalcado.

«No obstante -añaden- y como aspecto positivo a esta escasa asistencia en el punto de partida, cabe destacar que quedó parcialmente atenuada con la presencia de personas procedentes de Cuacos de Yuste, Garganta la Olla y Majadas de Tiétar. Y en Madrid quedó casi totalmente paliada, cuando al punto acordado acudieron en nuestro apoyo un buen número de jaraiceños residentes en la Comunidad de Madrid, sumándose también algunos delegados de las Asociaciones del Movimiento AJYPE de Alicante, Barcelona, Ciudad Real y Leganés, a los cuales queremos mostrarles nuestra gratitud».

Por este apoyo, la delegación jaraiceña superó en número la media de las asistentes a la manifestación. «Esta circunstancia, junto con el comportamiento ejemplar de todo el grupo de jaraiceños, hizo que al final de la manifestación nos ubicaran en primera fila del acto final, frente al escenario y con el ofrecimiento de intervenir, cosa que declinamos, sobre todo por el cansancio de los asistentes».

Además, el viaje fue aprovechado para reunirse con los jaraiceños de la diáspora y hacer compras en la capital. «En el tiempo de descanso tras la manifestación, algunos aprovecharon la ocasión para reunirse con familiares y amigos, mientras que otros se dedicaron a hacer compras o pasar un buen rato sentados en una terraza de alguna cafetería madrileña hasta la hora del viaje de vuelta a casa, que, como todo lo acontecido durante el día, transcurrió sin novedad e incluso con divertimento».