El pleno aprueba ceder a la Junta los terrenos para el nuevo instituto

Pleno municipal. /P.D.CRUZ
Pleno municipal. / P.D.CRUZ

Por unanimidad, el acuerdo fue adoptado en la sesión ordinaria celebrada a primeros de agosto por la Corporación Municipal

P.D. Samino
P.D. SAMINO

Tres lustros después, el nuevo instituto va camino de ser realidad. El pasado día 1 de agosto, la Corporación Municipal jaraiceña aprobó por unanimidad ceder a la Junta los terrenos para la construcción de nuevas aulas de ESO+Bachillerato. El proyecto incluye, además, la reforma de las actuales instalaciones del IES Maestro Gonzalo Korreas, dispersas por la localidad en tres edificios distantes hasta más de un kilómetro y pico entre sí.

La Junta contempla invertir 6 millones de euros en estas actuaciones con cargo al Plan de Infraestructuras y Equipamientos Educativos de Extremadura 2016-2020, pactado hace tres años por los dos grandes partidos con representación en la cámara regional. La cesión municipal de los terrenos se ha retrasado por diversos contratiempos. Desde la falta de disponibilidad de solares apropiados hasta la aprobación final del Plan General Municipal. Este último aspecto ha sido el mayor escollo y el que ha hecho que el proyecto del nuevo instituto haya estado aparcado.

No obstante, el Consistorio el pasado año solicitó a la Diputación un crédito a devolver sin interés de 646.000 euros para la compra del suelo, quedando apalabrado hasta que finalmente el Plan de Urbanismo ha sido aprobado. Inicialmente a finales del pasado año y por parte de la Junta en febrero último. A partir de ese momento el Ayuntamiento materializó la compra de las parcelas situadas en la avenida del Salobrar, correspondientes a los números 24 y 26. Lo hizo, concretamente, el pasado mes de marzo.

A principios del mismo el pleno municipal dio el visto bueno a su adquisición. Los trámites legales, periodo de exposición pública y otros impedimentos, como la convocatoria de las elecciones generales, en abril, y posteriormente las municipales y autonómicas, en mayo, han dilatado unos meses la cesión a la administración regional, que finalmente se ha aprobado en el pleno ordinario del pasado día 1 de agosto.

En cualquier caso, un retraso nada comparable a los 12 años que han tenido que transcurrir para la adquisición de los terrenos y su cesión a la Consejería de Educación. Ha bastado tan solo un año para resolverse este enredo de carácter político en su mayor parte, porque los partidos políticos hasta la pasada legislatura no se pusieron de acuerdo para comprar el suelo para el instituto y tampoco para dar el visto bueno al Plan General Municipal, otro embrollo que ha durado casi una década en solucionarse.

La construcción del nuevo instituto constituye otra oportunidad para dotar a la localidad de más especialidades formativas o ciclos de FP relacionados con la agroindustria, turismo y geriatría, los sectores económicos en los que la comarca se desenvuelve en la actualidad y de futuro como es el cuidado a los mayores. La Vera, como el resto de Extremadura envejece a pasos agigantados. Más que guarderías hacen falta centros de mayores. La baja natalidad y la emigración de los jóvenes está despoblando y envejeciendo a Extremadura. La comarca verata no es ajena a esta realidad.