Entrada a la parte nueva del camposanto. / M.D.CRUZ

El pasado año los entierros se acercaron por primera vez al centenar en la localidad

Entre marzo y mayo las inhumaciones se hicieron con la asistencia de un máximo de tres familiares y nadie más presente

P.D. Samino
P.D. SAMINO

El pasado año se produjeron en el municipio casi un centenar de inhumaciones. Crecieron en relación a los precedentes. Esta cifra no se daba desde el siglo pasado en los periodos en que hubo pandemias también.

A falta de que se cierre definitivamente el registro, en 2020 recibieron sepultura en el camposanto jaraiceño 90 personas. No todas fallecieron en la localidad. En unos casos en geriátricos de otras poblaciones, en centros hospitalarios y otras en los municipios de residencia.

De cualquier manera, el mayor número de los enterrados residían en Jaraíz. Las causas fueron diversas. Una de ellas, el coronavirus. Hasta que el INE (Instituto Nacional de Estadística) no publique los datos de 2020 no se conocerá cuántas personas murieron por esta enfermedad y otros motivos.

Lo que sí es cierto, es que entre mediados de marzo y mayo hubo muchos sepelios de los habituales. Y fueran por la covid-19 u otra causa, durante ese tiempo se hicieron las inhumaciones con la presencia de un máximo de tres familiares y sin que nadie más pudiera estar presente. Tampoco se pudieron realizar las pertinentes honras fúnebres.