La palmera de la Casa de la Cultura se recupera y florece

A la derecha, la palmera recuperada. /P.D.CRUZ
A la derecha, la palmera recuperada. / P.D.CRUZ

Este centro cultural ocupa el solar del antiguo hospital antipalúdico

P.D. Samino
P.D. SAMINO

En 2017 una de las palmeras de la avenida del Salobrar fue atacada por el picudo rojo. Es una especie de coleóptero perteneciente a la familiar de los curculionoideos. Este insecto, originario del Asia tropical, ha afectado a otros ejemplares del casco urbano. Uno de ellos, la palmera derecha de la Casa de la Cultura.

Esta palmera es casi centenaria y, tras ser tratada, ha empezado a recuperarse y a florecer. Una vez que se detectaron los síntomas de que estaba afectada por el insecto (desplome de la corona y decaimiento de las hojas del penacho central), el Ayuntamiento, a finales del pasado otoño, puso los medios para que no acabara secándose y contagiara a la compañera, situada a su izquierda. Para salvarla, contrató a una empresa especializada, que, además de poner a buen recaudo a la sana, empezó de inmediato a curar a la dañada.

A tenor de la intervención realizada, desde el primer momento, los operarios indicaron que la infectada tenía posibilidades de recuperarse, como así ha sido, y que la otra estaba libre. No obstante, se ha tratado para que no se contaminara. Ambas presiden la fachada de la Casa de la Cultura, que ocupa el solar del antiguo hospital antipalúdico, referente a nivel nacional, en donde fueron plantadas a finales de los años veinte.

El departamento de jardinería, dependiente del Servicio Municipal de Obras, ha estado trabajando no solo con las dos centenarias, sino con el resto que hay repartidas por el casco urbano para que no fueran presa del picudo rojo, aplicando fitosanitarios preventivos en unos casos y de acción en otros. Una de la avenida del Salobrar invadida por este escarabajo, a pesar de haberse desinfectado con estos productos específicos, no acaba de restablecerse