Nicasio López Bote. / P.D.CRUZ

Nicasio López Bote, elegido presidente de la Interprofesional del Tabaco

«Estamos en un momento clave para la agricultura española, en el que afrontamos retos fundamentales que marcarán el presente y el futuro de nuestro sector»

REDACCIÓN

La Organización Interprofesional del Tabaco (OITAB) celebró ayer jueves una asamblea general en Navalmoral de la Mata en la que fue elegido el empresario jaraiceño Nicasio López Bote (de la Federación Nacional de Cultivadores de Tabaco) como nuevo presidente de la misma.

Además de Nicasio López, la nueva junta directiva la componen Juan Andrés Tovar, en calidad de vicepresidente; José Antonio González, tesorero, ambos de la Asociación Nacional de Empresas Transformadoras de Tabaco; y Pablo Díaz, secretario, de las Cooperativas Agroalimentarias. De estos nombramientos ha dado cuenta la propia Interprofesional, que tiene un alto grado de implantación en el sector tanto de la rama productora (97,53%), como de la transformadora (94,12%).

El nuevo presidente ha destacado su voluntad de que la OITAB sea una «herramienta útil» para garantizar la continuidad del sector y dar respuesta a sus problemas. En su opinión, «estamos en un momento clave para la agricultura española, en el que afrontamos retos fundamentales que marcarán el presente y el futuro de nuestro sector».

Por su parte el presidente saliente, Pablo Díaz, ha querido remarcar su «agradecimiento» a las organizaciones que forman OITAB por la ayuda prestada durante los dos años que ha estado al frente de la misma y su satisfacción por el trabajo realizado, «al que se va a dar continuidad desde la nueva presidencia».

Para la Interprofesional, el escenario actual del sector está marcado por cuestiones como la reforma de la PAC, el acceso a medios de producción eficaces que permitan la rentabilidad de las explotaciones y empresas de primera transformación y la consecución de acuerdos con la industria manufacturera que garanticen la estabilidad y continuidad del sector.

Asimismo, sus integrantes han mostrado su preocupación ante la tramitación del proyecto de Real Decreto, impulsado por el departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la AEAT, que establecerá las Normas de Control del tabaco crudo, según establece la nueva Ley de Medidas de Prevención y Lucha contra el Fraude Fiscal.

Para los cultivadores y primeros transformadores «se deben abordar fórmulas de coordinación y colaboración que tengan en cuenta los controles ya implantados por la Junta de Extremadura y el Ministerio de Agricultura para evitar duplicidades en relación a las posibles nuevas obligaciones a cumplir. Muchos de los controles que se pretenden establecer ya existen para los operadores de tabaco crudo, por lo que la labor de coordinación entre las Administraciones es de suma importancia».

Del mismo modo, el colectivo ha puesto de manifiesto la voluntad del sector de que se consigan los objetivos perseguidos por la nueva Ley y se impida el comercio ilícito de hoja de tabaco crudo. «Pero estos objetivos no deben generar costes inasumibles, en términos de cumplimiento normativo, que puedan significar la expulsión de un importante número de cultivadores, así como la pérdida de un importante número de empleos».

La OITAB integra a la Federación Nacional de Cultivadores de Tabaco (Asaja), Cooperativas Agro-alimentarias, UPA y la Asociación Nacional de Empresas Transformadoras de Tabaco (ANETAB), que integra a su vez a Cetarsa y Deltafina.