Las voluntarias realizando las tareas de limpieza y desinfección.

Un grupo de voluntarias limpia y desinfecta la iglesia de San Miguel todos los días

Las parroquias ha agradecido también a la correduría de Alberto Conejero la donación de 200 kilos de azúcar a Cáritas Jaraíz

P.D. Samino
P.D. SAMINO

Hace ya casi dos semanas que la iglesia parroquial de Sam Miguel de Jaraíz de la Vera reabrió sus puertas al público para el culto con aforo limitado y medidas de seguridad.

Desde entonces, todos los días hay misas a las 20 horas, de lunes a sábado, y los domingos tres seguidas por la mañana, a las 11, a las 12 y a las 13 horas.

Una de las medidas de seguridad consiste en la limpieza y desinfección del templo al término de cada misa. Al párroco, Juan Antonio Corrales, le ayuda un grupo de voluntarias en esta tarea diaria que los domingos se triplica o cuando hay algún sepelio.

Por eso, las parroquias jaraiceñas (Santa María y San Miguel) han dedicado el aplauso del día a estas mujeres que de manera desinteresada velan por la seguridad de los asistentes a los actos religiosos.

Asimimo, las parroquias han agradecido a la correduría de seguros de Alberto Conejero Fernández la donación de 200 kilos de azúcar a Cáritas Jaraíz. La institución ha estado representada por Florencia Martín Montero en el acto de la entrega de este comestible.