"Necesitamos colaboradores, esa es una de nuestras debilidades"

Rubén Alegre Méndez pide colaboración y ayuda para que el proyecto de la Asociación Deportiva Voleibol Jaraíz salga adelante

Rubén Alegre, responsable de la AD Voleibol Jaraíz. P.D.CRUZ.
LA ENTREVISTA

-¿Cómo surgió la idea de impulsar el voleibol en Jaraíz?

-He estado siempre ligado al volei. Jugando desde los 10 años, en Plasencia, y después entrenando equipos en el instituto de Jaraíz y organizando los torneos de voley playa del lago. Por eso, siempre tuve ganas de hacer algo más serio y en ese momento mi situación personal me lo permitía.

Aun así la el inicio fue bastante casual. La escuela municipal ofertaba voleibol, algo que siempre me resultó raro, y, desgraciadamente, año tras año, nunca llegaba a formarse un grupo. En 2007 se apuntaron nueve niños y una niña y, a propuesta de Javier Morillas, monitor deportivo, me hice cargo del grupo. Así que empezamos a entrenar y a jugar en las convivencias organizadas por la Federación Extremeña. Luego recuperamos el torneo del lago y entramos en una dinámica de crecimiento mantenido que nos ha llevado hasta la situación actual.

-¿Cuándo se creó el club o se puso en marcha?

-El club se constituyó en octubre de 2009, aunque iniciamos la actividad dos años antes dentro de la escuela municipal de deportes. La constitución del club se debió a que las actividades que realizábamos necesitaban mayor independencia en su gestión, y también a la falta de los apoyos necesarios dentro de la escuela. No obstante, los chicos de la escuela podían, de hecho todavía pueden, participar en nuestras actividades en igualdad de condiciones que los socios del club.

-Desde los inicios los buenos resultados han acompañado al club, pese a ser modesto pues no olvidemos que Jaraíz es una población pequeña.

-Los resultados no siempre han sido buenos. Por ejemplo, el primer año no ganamos ni un solo partido, lo cual era de esperar. Incluso, en la misma temporada, los distintos equipos obtuvieron resultados dispares. Este año, que ha sido el mejor en cuanto a resultados, hemos tenido siete equipos y no todos ellos han sido campeones. Los alevines y cadetes masculinos han sido bronce en el campeonato autonómico; y los infantiles, oro, tanto en voley playa como en pista. Por su parte, las chicas del alevín A jugaron la fase final, y las del infantil, en su primera participación, llegaron a octavos, entre las 16 mejores. Además, en selecciones hemos metido siete chicos, cinco en la infantil y dos en la cadete.

Pero, sí es cierto que la línea del club, en cuanto a calidad de sus jugadores, es claramente ascendente. Hoy, cualquiera que viene a jugar a Jaraíz, sabe, que ganar le va a costar, y mucho. Nuestros equipos se han ido metiendo poco a poco en las fases finales y consiguiendo alguna medalla, muchas de bronce, alguna plata y tres oros. Además, poco a poco, los chavales, y esperamos que pronto las niñas, se han ido abriendo hueco en las selecciones autonómicas, y ahora están, no solo entre los mejores de Extremadura, sino de toda España. Realmente, por lo visto en los campeonatos de España, nuestros chicos no tienen nada que envidiar a ninguno del resto del país.

Pero esto no debe hacernos perder la perspectiva. El éxito realmente se encuentra en conseguir consolidar el grupo, en que los chicos y chicas disfruten jugando, aprendiendo y compitiendo. Ese es el verdadero éxito. Los resultados son el premio, la refrenda; incluso el objetivo, pero nunca ha sido nuestro fin.

-¿Los éxitos se corresponden con los apoyos?

-No, en absoluto. El apoyo de público este año ha sido bastante decepcionante. Algunos no padres no han llegado a ver jugar ni siquiera a sus hijos. Creo, que Jaraíz no tiene cultura deportiva, a pesar de tener buenos deportistas.

En cuanto a las administraciones, el ayuntamiento nos facilita la cancha para jugar y alguna ayuda material. Para el campus recibimos una ayuda de la Diputación y durante la temporada es la Federación la que organiza las competiciones, arbitrajes desplazamientos, etc. Aunque hay que abonar las cuotas de inscripción, algunos desplazamientos y pagar avales.

Con todo lo que se hace es difícil conseguir el presupuesto necesario para funcionar. Los chicos pagan dos cuotas al año, casi simbólicas, que dan para pagar las inscripciones. El resto lo conseguimos con ayuda de empresas y algunos particulares de Jaraíz. Tenemos un grupo de colaboradores más o menos estable que nunca nos fallan, pero no podemos abusar de su generosidad. Además, los que nos ayudan lo hacen más por consideraciones personales por algún miembro del club que por vocación de mecenas. También hay otros, los peores, que después de prometida la ayuda no te la pagan, generándote algún problema de liquidez.

-¿Cuenta con muchos colaboradores para dirigir el club?

-No. Esa es una de nuestras debilidades como organización. El club está demasiado personalizado. Yo me hago cargo de todo prácticamente. Gestión de fichas, seguros, inscripciones, contabilidad, contactos, mercadeo y financiación, control de pagos, seguros, campus, páginas web, fotografías. Eso unido a las tareas como entrenador, utilero, transportista y otros menesteres. En fin, demasiado trabajo para uno solo, aunque con alguna ayuda puntual de Montse y Pedro. Pero, mientras no haya personas responsables y comprometidas que quieran llevarlo adelante, no puedo dejarlo.

-¿Es el Voleibol Jaraíz una cantera de jugadores?

-No lo sé. Lo que sí sé es que nunca fue ese nuestro objetivo. Ahora bien, si algunos de nuestros chicos o chicas, en un futuro, tienen la posibilidad de jugar en algún equipo de gran nivel, para nosotros sería motivo de satisfacción.

-¿Qué objetivos o aspiraciones tiene el club?

-Nuestro objetivo está en la promoción del deporte base. Que los chicos y chicas de Jaraíz y poblaciones cercanas practiquen y aprendan voleibol. No nos planteamos, al menos por ahora, formar equipos de categoría sénior, ya que no tenemos la estructura ni los jugadores que nos permita hacerlo.

-¿No está acostumbrando mal a la población el Voleibol Jaraíz con tantos trofeos conquistados?

-Puede ser. Se me ocurren algunas citas de algunos ilustres amigos de nuestro deporte que pueden aplicarse a esta cuestión: "Ganar está bien, es divertido, pero los trofeos se oxidan, lo que realmente queda son las experiencias", Ricardo Cidoncha. O como decía nuestro amigo Tate, Adolfo Gómez, lo importante es "haber supuesto algo significativo en la vida de los chicos". Y como no citar que "lo esencial en la vida no es vencer, sino luchar bien", Pierre de Coubertain.

Los trofeos pueden generar una percepción irreal de las cosas. Ni cuando perdemos somos tan malos, ni cuando ganamos somos tan buenos. Por tanto, al hecho de 'ganar o perder' hay que quitarle importancia y situar bien los resultados dentro de su contexto. Lo importante al final son las sensaciones con que acabamos. No obstante, debemos aprovechar la repercusión del 'éxito' para mejorar nuestra promoción, para darnos a conocer.

-El balance de la temporada es otro año más muy positivo, ¿no?

-El balance general es bueno, ha sido una gran temporada. En cuanto a resultados, excepcional; en participación, muy bien; y en organización, aceptable. Pero también tenemos algunas sombras. Nuestros principales problemas: falta de chicos alevines e infantiles. Solo tenemos seis chicos para el año próximo y no sabemos si podremos continuar el infantil. Además, tan solo dos chicos de los seis son de Jaraíz. Falta de horas de entrenamiento. Este año se redujo considerablemente la asignación de instalaciones. Tres horas martes y jueves para siete equipos.

Apoyo económico. En otras localidades los clubes disponen de líneas de ayuda en los ayuntamientos y algunos tienen un club amigo o un sponsor general que les ayuda. Aquí lo hacemos con unas mínimas cuotas de los chicos y alguna ayuda puntual de patrocinios. Pero, realmente, este club se mantiene gracias a que los entrenadores no cobran. Lo hacen de forma altruista y, por tanto, todos los recursos se destinan a pagar gastos de organización, seguros, transporte, material deportivo, etc.

Y compromiso. A pesar de tener un grupo de chicos excepcional, vemos año tras año que la falta de compromiso y respeto hacia el grupo persiste. No ir a entrenar por tener que ir a la peluquería o por ir de compras, faltar a una fase final sin justificación y mil casos similares. Nuestra sociedad está falta de disciplina, seriedad y respeto, no solo por parte de los chicos, también de muchos padres.

 -Aunque las competiciones han acabado, sin embargo la actividad en el Voleibol Jaraíz continúa. ¿Qué toca ahora o qué viene ahora?

-Voleibol no para en todo el año. Hemos finalizado el campeonato de voley playa y ahora organizaremos una liga con nuestros chicos. En julio tenemos el CampusExtremadura, con más de 120 participantes, en el que tendremos, de nuevo, un magnífico elenco de entrenadores y, de forma destacada, la participación de Rafa Pascual. El día 24 tenemos el torneo de voley playa del Lago. Y para rematar, en agosto, en plenas ferias, nos vamos a Lorca a jugar el Campeonato de España de Clubes de Voley Playa, para el que contamos con la colaboración de Finalima. Este será nuestro segundo campeonato de clubes de España este año. Y, a continuación, tras unos días de descanso, empezaremos a entrenar a mediados de septiembre para iniciar de nuevo las competiciones de pista en octubre.

-De cara a la próxima temporada, ¿proyectos o metas a conseguir?

-Muchas. Principalmente continuidad y mejorando en los puntos débiles. Intentar sacar adelante los grupos alevín e infantil masculino y el cadete femenino. Conseguir más entrenadores y colaboradores. Entrar en el mayor número de fases finales posible y ganar todo lo ganable, participar en campeonatos de España y, sobre todo, conseguir disfrutar con ello.

Por último, agradecer públicamente a todos los que, de una forma u otra, hacen posible que podamos seguir adelante: Ayuntamiento, empresas, padres. Y por supuesto, no puedo terminar sin intentar convencer a padres, chicos y chicas de Jaraíz para que se unan a nuestro proyecto. Solo se necesita querer jugar, seguro que será una bonita experiencia.