Jóvenes y adultos aprenden a ser cocineros, panaderos, resposteros y chocolateros

El Centro de Adultos forma a desempleados en estos oficios

Alumnos, junto a los fogones, cocinando. P.D.CRUZ.
FORMACIÓN

­El Centro de Educación de Adultos de Jaraíz cuenta con un aula de cocina, una de las mejores equipadas de los centros docentes públicos, al frente de la cual está la profesora Carmen Téllez Lamo, que imparte los cursos de cocina y restauración, encuadrados en el Programa de Cualificación Inicial Profesional, en el que alumnos jóvenes y no tan jóvenes, por lo de la crisis, se están preparando para ser cocineros, una profesión cada vez más demandada, que, en la comarca de la Vera, por el auge del turismo, resulta un complemento de la agricultura, que está sirviendo de colchón a tantos parados provenientes de la construcción.

Puertas abiertas

Como colofón al actual curso académico, el Centro de Adultos ha celebrado unas jornadas de puertas abiertas, en las que se ha dado participación a los familiares de los alumnos, los cuales han intervenido en un taller de chocolate, dirigido por la extremeña Gloria Domínguez Martínez. "Como broche al curso de cocina -explica Téllez-, además de estos talleres, se han llevado a cabo también unas jornadas de elaboración de pan artesano".

­ Esta actividad ha consistido en que los alumnos han aprendido a seleccionar los ingredientes y procesos que intervienen en la fabricación del pan y dulces. "Hemos cocido las masas leudadas en el horno de leña de Collado". Y tras estas actividades, los futuros cocineros, panaderos, reposteros o chocolateros "empezarán sus prácticas en centros de trabajo y restaurantes de la zona".