Bonifacio Sánchez, secretario técnico del Consejo Regulador de la DOP Pimentón de la Vera. / M. D. CRUZ

La cosecha de pimientos de este año será de 3,6 millones de kilos

Aunque han aumentado las hectáreas de cultivo, ésta será inferior por la sequía pero de calidad gracias a las últimas lluvias

P.D. Samino
P.D. SAMINO

Las elevadas temperaturas y la sequía que se venía arrastrando desde el pasado año han hecho mella en el regadío del valle del Tiétar. La falta de agua para el riego este caluroso verano ha traído como consecuencia que algunos cultivos no se han desarrollado con normalidad, mermando su cosecha.

Ese es el caso del pimiento para pimentón acogido a la denominación de origen protegida, a pesar de que estes año se había aumentado la superficie en 40 hectáreas más que en la campaña de 2021, alcanzando las 1.261.

Sin embargo, la producción media será inferior, lo que traducido en kilos supondrán 200 menos por hectárea por el tiempo desfavorable. «Esta disminución se debe al clima. Ha sido un verano muy caluroso con momentos de sequía por falta de agua para el riego, lo que ha mermado el rendimiento dando lugar a una menor producción», señala Bonifacio Sánchez Cruz, secretario técnico del Consejo Regulador de la DOP Pimentón de la Vera. «Por eso, habrá un 8% menos que en la cosecha anterior», señala.

No obstante, las previsiones para la actual es que se recogerán 3,6 millones de kilos aproximadamente. «Pese a la reducción, la producción será de muy buena calidad gracias a las lluvias que han ayudado al fruto a conseguir una adecuada madurez».