Un cernícalo, ayer domingo, alimentando a su cría en la fachada de la iglesia de santa María. / M.D.CRUZ

Continúa el espectáculo del cernícalo primilla en el casco histórico de Jaraíz

Las dos iglesias acogen el mayor número de este pequeño halcón insectívoro que constituye el principal recurso de la localidad en turismo ornitológico por su peculiar aleteo

P.D. Samino
P.D. SAMINO

Desde febrero hasta finales de julio en el entorno de las dos iglesias de Jaraíz de la Vera es normal avistar cernícalos primillas (Falco naumanni). En ambos templos anidan colonias y en el corredor de calles que comunican a sendas iglesias y también en el Cerro de las Cabezas.

Jaraíz de la Vera está declarada Zona de especial Protección para las Aves (ZEPA). Aunque por el casco urbano y término municipal pulula una variada y rica avifauna, la especie de interés y motivo de la declaración es el cernícalo primilla.

En las dos parroquiales, Santa María y San Miguel, respectivamente, la Junta de Extremadura ha colocado cajas-nido bajo los tejados y acondicionado los mechinales (huecos en los muros) para impedir la ocupación de los mismos por parte de las palomas y favorecer la nidificación del cernícalo primilla.

Los pollos comenzarán a volar ya. Habitualmente lo hacen a finales de junio. Pero todavía están sus progenitores alimentándolos. Esta imagen es visible en las dos iglesias jaraiceñas, como la de la fotografía que ilustra esta información, captada ayer domingo al mediodía al lado de uno de los ventanales de Santa María.

Pero antes, para aprovisionarse de la comida, aletean activamente para mantenerse suspendidos en el aire, mientras otean el panorama a la búsqueda de una pieza. Esta peculiaridad constituye un bello espectáculo y, por tanto, el principal recurso de la localidad en lo que al turismo ornitológico se refiere.