Conciencia regional antes de la autonomía

El cancionero popular jaraiceño hace alusión al extremeñismo cuando no se llevaba, y la Universidad Popular impartirá un curso en noviembre para aprender a bailar la jota extremeña

Grupo de jotas de la Asociación de Amas de Casa Mujer Jaraiceña. MONTSE LÓPEZ.
PRECURSORES

Las clases se impartirán en la propia Universidad Popular en noviembre, dirigida a grupos de todas las edades, salvo los menores de ocho años. "Los participantes aprenderán este baile tradicional y a perfeccionar la técnica", señala Judith Sánchez, gerente de la Universidad Popular.

Para ello, los alumnos conocerán los ritmos, pasos, letras y demás aspectos relacionados con la jota extremeña. "Forma parte de nuestra cultura -dice-, así que contribuirán a conservar las raíces de nuestra tierra".

Esta iniciativa viene a sumarse a la labor de difusión y mantenimiento que está realizando el grupo de jotas de la Asociación de Amas de Casa Mujer Jaraiceña. Sobre todo acerca de las canciones no ya extremeñas, sino de la localidad.

Una de las composiciones más conocidas del cancionero popular jaraiceño es la referida a la desaparecida laguna, ahora parque de la ermita. Laguna en la que "se lavan las guapas porque fea no hay ninguna".

Los temas que hacen alusión al agua y los pilares, por un lado, a las mozas, los amoríos y los novios, por otro, son los que más abundan en las letras de la mayoría de las canciones. Quién no ha escuchado lo de "Crucera de San Miguel, calle de las Cuatro Esquinas". En esta y otras se mezclan las fuentes, como lugar de encuentro de los enamorados, los noviazgos y las habladurías. "Ese novio que tú tienes me lo meto yo en un bolsillo", dice otro estribillo.

Jaraíz dicen que es un pueblo muy religioso, sin embargo a la hora de encomendarse las mozas para encontrar novio no se dirigen a San Antonio, sino que esperan a que llegue el Carnaval. "La feria de las mujeres, ya vienen los carnavales, a la que no la salga novio, que aguarde al año que viene", así comienza otra de las más populares.

Lo de la conciencia regional y todo eso de ser extremeños, en Jaraíz no ha habido que esperar a que llegara la autonomía, ni a que se inventara la Junta de Extremadura. Aquí se tenía conciencia regional años ha. "Extremeñita me llaman, por muchos años lo sea, extremeñita... nacida en Extremadura y Jaraíz de la Vera". Es, o no es, toda una declaración de intenciones, anticipada del patriotismo regional. Los jaraiceños, por tanto, son precursores en estos menesteres.

Si el cancionero popular demuestra que el Carnaval es una fiesta muy antigua en Jaraíz, lo mismo que la extremeñidad, lo de los toros en la Plaza Mayor no es una ocurrencia del año 2004, año de su recuperación. "Ya llegamos a la plaza, donde se torea al toro, y jugamos a la marra, y nos divertimos". Se conserva todo, menos jugar a la marra, al menos en la Plaza Mayor.