Buena acogida del primer mercado alimenticio celebrado en la Plaza Mayor

Hasta la década de los años sesenta, diariamente, se instalaban humildes puestos de frutas y verduras

El mercado celebrado el sábado. P.D. CRUZ.

Frutas, hortalizas, flores y productos de la tierra, quesos, embutidos, etc., inundaron la Plaza Mayor en la primera edición de este mercado, que ha implantado el Ayuntamiento para no poder hacerlo en el mercado semanal de los jueves por tener lugar a las afueras de la población, quienes, además, fueron las más madrugadoras en estrenarlo.

Tanto para el público en general como para los vendedores la experiencia ha resultado muy positiva. La buena acogida ha sido tal que, unos y otros, piden que en vez de una vez al mes se realice cada quince días. Tanto la Plaza Mayor como las calles adyacentes estuvieron más animadas que de costumbre gracias al mercado.

Tradicionalmente, la Plaza Mayor ha sido escenario de distintos mercados. El recuperado de San Andrés dejó de celebrarse a principios de la década de los setenta del pasado siglo. Duraba varios días. El actual mercado semanal de los jueves nació en la plaza. Su crecimiento y tamaño obligaron a trasladarlo, primero alrededor de la Plaza de Abastos, y hace cinco años a la barriada del Salobrar.

Pero es que antes, hasta los años sesenta, diariamente en la Plaza Mayor había humildes puestos de frutas, hortalizas y otros, principalmente. Se colocaban junto a los soportales del tramo comprendido entre las calles Herreros y Herradores, especialmente a la entrada de la puerta de la droguería de Fernando Breña, entonces flanqueada por la fuente actualmente instalada en la plaza de Castilla, mientras que la de la plaza de Santa Ana se ha reproducido en la calle de la Fuente, en su plazuela, concretamente.