La congregación de los Sagrados Corazones cumple medio siglo en la localidad

En agosto recibió el premio Picota por su labor educativa, cultural y social

Instalaciones de la residencia escuela-hogar. P. D. CRUZ.
CELEBRACIÓN

Llegó a Jaraíz en agosto del año 1962 de la mano del benemérito párroco Marcelo Giraldo, estableciéndose en el colegio parroquial de San Miguel, en donde impartió clases de Infantil, Primaria y Bachillerato a la población femenina de Jaraíz y la comarca.

Escuela-hogar

Al inaugurarse el Instituto  Maestro Gonzalo Korreas, en el curso 1968-1969, el colegio de San Miguel se transformó en colegio menor, trasladándose en 1970 a sus actuales instalaciones, ubicadas en la avenida de la Montaña, convertidas años más tarde en escuela-hogar mixta y residencia, dependiente de la Consejería de Educación.

Actualmente, acoge a niños de ambos de sexos de familias desestructuradas y  agricultores de la zona, cuyo director es Diego Conejero Hernández, mientras que al frente de la congregación está, como superiora, María Jesús Rodríguez.

Reconocimiento

Por su labor docente, cultural y social a lo largo de medio siglo, el pasado mes de agosto recibió el premio Picota, que concede el Ayuntamiento para distinguir a las personas o instituciones que han realizado alguna labor en beneficio de la localidad o contribuido a la puesta en valor de sus atractivos.