La apuesta verde de la obra social de Caja de Extremadura

COMERCIAL

A lo largo de los años, la Caja ha reafirmado su compromiso con el medio ambiente, y ha sido consciente del papel tan importante que nuestro entorno natural representa en muchos niveles. El último paso dado en este importante ámbito ha sido la ampliación del Centro de Educación Ambiental 'El Salugral', que permitirá a cientos de niños extremeños aprender a respetar el medio que les rodea.

El centro El Salugral está situado en la ribera del río Ambroz, en el término municipal de Hervás. Este espacio único, que hoy es un centro de referencia en la educación ambiental para escolares en Extremadura, tiene ya una historia de casi un siglo, pues fue a principios del siglo xx cuando se creó, alrededor de una fuente de aguas medicinales, el Balneario del Salugral.

Aquel alojamiento fue el embrión de un centro de recreo y de enseñanza para niños de la zona norte de Cáceres, promovido por la, entonces, Caja de Ahorros de Plasencia. Ya en el lejano 1935, la Caja de Plasencia acordó iniciar la realización anual de una colonia escolar de niñas en el pueblo de Hervás, atendida por una comunidad de religiosas; todas las niñas, dice el informe de aquella actividad, "ganaron peso y talla". En 1949, tras el paréntesis que supuso la Guerra Civil, la Caja retoma la experiencia de las colonias infantiles -realizada en el verano de 1935 en Hervás-, y crea la Colonia Infantil de El Salugral. La colonia se adquirió el 24 de mayo de 1949 por un importe de 275.000 pesetas, y constaba de cuatro hectáreas. Desde entonces se ha ido modernizando y dotando de nuevos servicios para los pequeños hasta que a finales de los años 80 se opta por la creación de un Centro de Educación Ambiental.

Este Centro llevaría a cabo un programa pedagógico en el que se dieran nociones sobre la defensa y protección de la naturaleza y se ha convertido en una referencia para la educación ambiental en Extremadura, con una atención preferente hacia los más jóvenes.

Las instalaciones disponen de un edificio central con aulas, dormitorios, cocina, comedor y aseos, y una serie de equipamientos didácticos como aula abierta, aula taller, piscina, pista polideportiva, jardín botánico, charca y edificios auxiliares, que permiten la participación en las distintas actividades a escolares extremeños acompañados por sus profesores.

Los programas de educación ambiental, tanto los que están dirigidos a la comunidad escolar como a visitantes en general, están basados en actividades adaptadas a los diversos grupos que puedan visitar El Salugral.

El Aula de la Naturaleza, en el edificio principal, cuenta con paneles expositivos, vitrinas, herbarios, maquetas y material audiovisual sobre la defensa y protección de la naturaleza. La recreación del huerto ecológico, los talleres verdes, el arboreto, los jardines y otras áreas temáticas se hace con un fin didáctico, junto con el propósito de vinculación de los escolares visitantes y de la organización de un club de amigos que completen el cuidado de especies autóctonas y singulares, y de tradiciones populares relacionadas con el campo.

Desde el Centro se articulan, a su vez, una serie de itinerarios preparados, tanto dentro de la finca como en los alrededores, que disponen de una red de caminos, miradores, árboles notables y otros elementos de la naturaleza extremeña.

Las actividades que se desarrollan en El Salugral están relacionadas con la educación ambiental y la defensa de la naturaleza. Para su realización, de una forma más eficiente y coordinada, se dividen en cuatro grupos: programa de educación ambiental para escolares, estancias de fin de semana y visitas organizadas para grupos, cursos de formación y seminarios, y campamentos de verano.

Los programas para escolares son impartidos de octubre a junio, y en ellos mismos pueden participar grupos de entre 35 y 20 alumnos, procedentes de un mismo centro escolar, acompañados por sus profesores. Las estancias de fin de semana y visitas guiadas para grupos (Rutas Verdes) se realizarán los meses de marzo, abril, mayo, septiembre y octubre. El número máximo de participantes será de 50, con entrada el sábado a mediodía y salida el domingo por la tarde.

Los cursos y seminarios, en los que participan entre 15 y 30 personas aproximadamente por cada uno de ellos, se organizan según un calendario establecido por la Obra Social de la Caja de Extremadura, y no coinciden con otras actividades. Finalmente, los campamentos de verano de educación ambiental, para hasta 60 niños de 8 a 14 años por cada turno de la temporada, tienen lugar en el mes de julio y en la primera quincena del mes de agosto.      

ACTIVIDADES PARA TODOS

Desde el Centro, se articulan una serie de itinerarios preparados, tanto dentro de la finca como en los alrededores, que disponen de una red de caminos, miradores, árboles notables y otros elementos de la flora y la fauna de la zona en que está enclavado, con rutas verdes por el agua, la montaña, el bosque, el pueblo, la dehesa...

Los programas de educación ambiental, tanto los que están dirigidos a la comunidad escolar como a visitantes en general, se basan en actividades adaptadas a los diversos grupos que puedan visitar el Centro. Al tiempo, se mantienen los campamentos de verano de educación ambiental, siguiendo de alguna manera la tradición de las colonias infantiles de verano, que fueron tan populares en la zona de actuación de la Caja.

Pero El Salugral también aspira a convertirse en un lugar de referencia para la población en general, y para ello hay un proyecto en marcha para que en el Centro se desarrollen cursos, seminarios o actividades relacionadas con la formación. Al mismo tiempo, es un lugar de información para un tipo de turismo que hoy en día, y en nuestra comunidad autónoma, es de gran importancia, el senderismo.

Hoy, el Centro de Ecuación Ambiental de la Obra Social de la Caja de Extremadura está consolidado y reconocido por la comunidad escolar como un centro de referencia para actividades extraescolares, que enseñan e informan sobre la protección del patrimonio natural que nos rodea.

Sin duda alguna, este centro es el corazón verde de la Caja de Extremadura, pero junto a esta obra la Caja ha venido apoyando múltiples iniciativas medioambientales de la sociedad extremeña tales como convenios con Adenex, la financiación del Centro de Rehabilitación de Fauna Silvestre de Hornachos, la reforma del parque municipal de Hervás o los encuentros medioambientales de los institutos cacereños. Son esfuerzos del corazón verde de la Caja destinados a conservar y mejorar nuestro entorno.