Curso de cocina internacional impartido por el CPR de Jaraíz

Ha tenido lugar en el IES Jaranda, de Jarandilla de la Vera

Preparación de un planto durante el curso.
FORMACIÓN

Un nuevo acercamiento a la fusión para el placer de los sentidos.  Vista, olfato y gusto se unen en un trío para deleitarnos de nuevo. Matices de colores, olores y sabores vuelven a mezclarse para aliñar las tardes de esta primavera invernal.

El Chef gallego Damián Alonso nos condujo hacia un mundo de placeres (no prohibidos o ¿casi prohibidos?) trayéndonos Asia, África y Latinoamérica a nuestra mesa, pero trayéndola de tal modo que parecían estar aquí, en nuestra tierra: un burrito mexicano de parmesano con deshilachado de cerdo ibérico, verduritas y torta del casar, una caballa tratada como un cebiche de fruta (¡con pompas de Martini!), guacamole y atún de Barbate, raviolis chinos de cerdo ibérico, ensalada japo-andaluza, tataki de presa ibérica con emulsión de chimichurri, rollito vietnamita de papada de ibérico... y algo tan impronunciable de decir como inefable de sentir en boca, un estallido de color y sabor que hace del tiempo un enemigo, por lo poco que dura el placer: Kumbquats con mascarpone y té matcha. Esto es cocina de fusión.

Conseguir una segunda piel sin piel en un plátano con cal apagada, esconder dentro de una hoja de arroz un sinfín de delicias imprevistas, convertir aceite de albahaca, como por arte de birli y birloque en polvo de aceite, conseguir un gel de naranja con polvos mágicos (goma xantana)  a partir de un simple zumo, decorar un plato pintando con una mezcla de Martini y polvos de plata alimentaria, de tal modo que nos recuerda  los tonos brillantes del sol en el mar, en un suave atardecer al sur de Granada.

El curso Cocina Internacional (como nexo de unión de lo local a lo global y viceversa) ha sido brutalmente educativo. De nuevo el CPR de Jaraíz de la Vera en colaboración con el IES Jaranda, Jarandilla de la Vera, han acercado una vez más a los profesores a este maravilloso mundo de la cocina, mundo que de la mano del coordinador M. Ángel Sánchez García, han conseguido que  estos días fríos, grises y lluviosos se conviertan en estallidos de primavera en la boca.