La barriada de San Isidro revitaliza la fiesta de su patrono

En los últimos años había decaído tanto que todo hacía presagiar su inminente desaparición

Procesión de San Isidro Labrador por su barriada. P.D.CRUZ.
RECUPERACIÓN

A las que se sumaron muchísimos jaraiceños, como quedó de manifiesto al llenarse de fieles la iglesia de San Miguel durante la misa solemne, que presidió el arcipreste de Jaraíz, Joaquín Jiménez García.

 Por segundo año consecutivo, la procesión ha discurrido por esta barriada, engalanada para recibir a su patrono, que salió y acabó en la iglesia parroquial de San Miguel, precedida por la banda de tambores y cornetas de la Cofradía de los Dolores, de Jaraíz.

 El arcipreste de Jaraíz, Joaquín Jiménez García, ha destacado que la asociación, constituida el pasado año para hacerse cargo de la fiesta, ha "revitalizado a esta celebración", que en los últimos años estaba decaída, tanto que todo hacía presagiar su inminente desaparición.

"La asociación-destaca el arcipreste-, de forma espontánea, ha conseguido recuperar esta fiesta, para lo cual está haciendo un gran esfuerzo".

Un esfuerzo, ha dicho, no solo en adornar las calles, sino también económico, pues al final de la misa solemne, al igual que el pasado año, invitó a toda la población, en los jardines del colegio parroquial, a dulces típicos y ponche jaraiceño.

Vecinos mayores

"Los mayores del barrio son los que más han disfrutado con la fiesta, especialmente con la convivencia que celebramos el sábado por la tarde, al finalizar los trabajos para adornar las calles", comenta una vecina entusiasmada.

La  cooperativa Unión de Productores de Pimentón sigue colaborando, al aportar la imagen, toda vez que es de su propiedad y guarda en sus instalaciones el resto del año, en una urna acristalada para que pueda ser vista.