Liberbank supera con éxito su salida a Bolsa y cierra con una ganancia del 30%

La acción termina a 0,52 euros, doce céntimos más que el precio de salida. El valor del banco se revaloriza en 170 millones de euros

Oficina de Caja Extremadura en Jaraiz.
ECONOMÍA

Liberbank brilló ayer en la Bolsa y fue la protagonista de la sesión. Los cortafuegos y los mecanismos diseñados por el banco de Caja Extremadura y sus asesores para garantizar que no hubiera un desplome del valor funcionaron perfectamente y la entidad cerró la jornada con una revalorización del 30% y la acción a 0,52 euros, doce céntimos por encima del precio de salida (0,40).

Ya en el periodo de subasta previo, las órdenes de compra anticipaban fuertes subidas de Liberbank y nada más iniciar la cotización el valor se revalorizaba un 37,5%. Se frustraban de esta manera los malos augurios sobre la entidad, que era la primera que salía al Mercado Continuo desde el estreno de Bankia y Banca Cívica. Con la sociedad Renta 4 -asesor del banco- controlando la cotización y una fuerte demanda de acciones por parte de inversores institucionales -que ya habían mostrado su interés en adquirir títulos durante el periodo previo de salida a Bolsa o 'sales facility'-, los títulos llegaron a marcar un máximo de 0,63 euros, lo que suponía una revalorización del 57,5%. El precio mínimo quedó en 0,51.

Tras la primera jornada de cotización bursátil, el valor de mercado de Liberbank se eleva ahora a 734,24 millones de euros -similar a la constructora Sacyr- , por lo que el banco se revalorizó en 169,7 millones respecto a la capitalización inicial.

La jornada de ayer cumplió las expectativas de los responsables de Liberbank, tanto en la revalorización de las acciones, y el volumen de títulos que se intercambiaron -8,78 millones de acciones por importe de 4,8 millones de euros- como en la estabilidad que mantuvo la entidad durante toda la sesión. Hubo mucha oscilación en el precio de la acción, pero la tendencia siempre fue de subida y no se temió que al final el valor pudiera hundirse.

Además, fue un debut sin luces, toque de campanas y fanfarrias. «No queríamos que nada recordara al caso de Bankia», aseguró ayer Juan Ureta, presidente y fundador de la empresa Renta 4, a 'The Wall Street Journal'. «Queríamos un perfil bajo sin toque de campana ni nada parecido», explicó el máximo responsable de la empresa colocadora de Liberbank en Bolsa. De hecho, no hubo ningún responsable de Liberbank en el parque madrileño, por lo que las únicas fotos que se pudieron hacer fueron a las pantallas. Tampoco desde el banco se quiso ayer valorar el debut bursátil y se apeló a la «prudencia»-

El analista de XTB Daniel Alvarez opinó ayer que «después del fracaso de Bankia, y teniendo como referencia el éxito de Caixabank, el desafío de la entidad era demostrar a los inversores que es una entidad solvente recapitalizada según las exigencias de la UE». «Y, si bien es pronto para llegar a conclusiones, máxime después de que en el día de ayer -por hoy- sean inversores profesionales los que hayan entrado en el valor, el mercado parece haber premiado la estrategia de salida del grupo, conservadora y planificada minuciosamente», consideró.

A su juicio, parece recomendable esperar a que la volatilidad típica de la salida a Bolsa se calme para poder ver con claridad cuál es el comportamiento real del activo, por lo que ha recomendado paciencia a los inversores, informa Europa Press.

Por su parte, el gestor de renta variable de Inversis Banco David Navarro destacó que del grupo de entidades de Liberbank , solo Caja Cantabria había vendido preferentes a clientes minoristas, por lo que «no había una cantidad de papel como para suponer una fuerte presión a la baja de su cotización».

Navarro puso en valor además que Liberbank cuenta con un núcleo estable de clientes, que espera se mantenga estable tras la salida a Bolsa.

Pese a que el valor superó con éxito la prueba de fuego de su debut bursátil, no es descartable que en las próximas semanas y meses el valor pierda brillo, deje de interesar a los inversores y, por tanto, que su cotización inicie una senda de caída pronunciada. Para evitar esta situación, Liberbank adquirirá un límite de 750.000 acciones propias -por un importe máximo de 300.000 euros- a través de Renta 4, entidad con la que ha suscrito un contrato de liquidez con el que pretende favorecer la liquidez de las transacciones y la regularidad de la cotización.

Plan de reestructuración

La salida a Bolsa de Liberbank es uno de los compromisos suscritos por el Banco de Cajastur con la Troika (Banco Central Europeo, Comisión Europea y Fondo Monetario Internacional) para ejecutar un plan de recapitalización y elevar la solvencia del grupo financiero. Precisamente, las acciones que ayer se estrenaron en el parqué corresponden a los títulos que el banco entregó a los clientes que habían adquirido deuda subordinada y participaciones preferentes. Liberbank también canjeó esos productos híbridos por bonos convertibles que se canjearán en acciones en 2017.

Esos accionistas poseen el 29,2% del banco, mientras que el 70,8% restante está en manos de las cajas de ahorros accionistas de Liberbank, entre ellas Cajastur, que controla el 46,7% del capital.

Pese a la subida de Liberbank ayer en Bolsa, las acciones aún están muy lejos de alcanzar el nivel al que las recibieron los titulares de deuda y preferentes Liberbank: 1,1 euros. Es decir, que tienen una perdida patrimonial del 47%. Liberbank ha ofrecido a los accionistas una retribución del 12% en dos años y a los minoritarios les garantizará las posibles pérdidas que obtengan si la acción en 2015 está por debajo de determinados niveles.