La procesión del Santo Entierro, y la feria de artesanía, a merced del tiempo

Ni el miércoles ni ayer jueves pudieron salir las procesiones por la lluvia

La Virgen de los Dolores, que saldrá esta noche si no llueve. P. D. CRUZ.
CELEBRACIONES

Este día acuden a Jaraíz decenas de visitantes a la feria de artesanía y, sobre todo, a disfrutar de la belleza de la procesión del Santo Entierro, que discurre, la mayor parte de su recorrido, por el casco antiguo, en donde el redoble de los tambores y el sonido de las trompetas hacen un eco que invita al recogimiento, trasladando a los asistentes al pasado por el tipismo que rezuman las calles de la judería jaraiceña, que se llenan de pasos, hábitos variados, cirios y gente, mucha gente, porque la ocasión bien vale la pena.

    Si hay algo que hace diferente, grande, a la Semana Santa jaraiceña, son las bandas de tambores y cornetas. Cada paso sale precedido de una de estas agrupaciones musicales. Son de la localidad, pertenecen a  las cofradías jaraiceñas, cada una tiene la suya. Como la del Calvario, que abrirá el desfile procesional de esta noche, a las 21 horas, con salida y final en la iglesia de San Miguel.

    La Virgen de los Dolores (con Cristo muerto en sus brazos, La Magdalena, el Santo Sepulcro (Cristo yacente, talla de la escuela de Gregorio Fernández) y la Virgen de la Soledad (vestida con telas de terciopelo y bordados en oro), son los pasos que esta noche recorrerán las calles jaraiceñas. Además del Cristo perteneciente a la escuela de Gregorio Fernández, destacan el Calvario, un conjunto escultórico, que recibió el primer premio en imaginería en la exposición celebrada en Barcelona en 1927, al mismo taller que la hizo pertenece también la Virgen de los Dolores.

Pendientes de la lluvia

Desgraciadamente, esta manifestación, de gran belleza y plasticidad, que discurre por el casco antiguo jaraiceño, está a merced del tiempo. Si no de deja de llover, intensamente, como lo está haciendo desde la madrugada, ocurrirá como ayer jueves, que no habrá procesión. Tampoco la hubo el miércoles por la noche por culpa de la lluvia.

    Marzo quiere ser más lluvioso que febrero, que lo quiso ser más que enero. Y así estamos desde octubre, en que se están superando o, al menos, igualando los registros de precipitaciones en la zona. Llueve como antes, como acontecía hasta la década de los setenta.

    El agua viene bien para el campo, los manantiales, gargantas y el río Tiétar. Eso está fuera de toda duda. Es riqueza. Pero, si estos días hubiera dado una tregua, esa riqueza se habría aumentado, pues hubieran venido más turistas, de lo que se habrían beneficiado el comercio, la hostelería y los servicios, que tenían puestas sus esperanzas en la Semana Santa para resarcirse un poco de la crisis general que sufre toda España. Por eso, el Ayuntamiento ha organizado la feria de artesanía y otros eventos. "Para dinamizar a la economía jaraiceña", ha resaltado el alcalde, Bonifacio Sánchez, pues "genera riqueza a la localidad", ha reiterado.