Continúan las bajas de inmigrantes en el padrón de habitantes de Jaraíz

No tramitarlas era muy oneroso para las arcas municipales y contrario a la Ley vigente

Vecinos en un acto reciente en la Plaza Mayor. P.D.CRUZ.
POBLACIÓN

El Ayuntamiento de Jaraíz de la Vera se ha propuesto depurar el padrón de habitantes por el coste que tiene para las arcas municipales que haya -supuestos- vecinos incluidos en el mismo que no lo son; es decir, que ni residen en el municipio ni  son habitantes de derecho, ya que al no figurar tampoco en el censo que elabora el INE (Instituto Nacional de Estadística), el Consistorio no recibe dinero del Estado por cada habitante no reconocido.

      Por el contrario, si están en el padrón municipal de habitantes tiene un gravamen para el municipio, ya que la cuantía que paga Jaraíz por su pertenencia a la Mancomunidad de la Vera se hace en función del número de habitantes registrados en su padrón, por lo que si no existen en realidad, su inclusión o permanencia, resulta una mala inversión. "Nos cuesta dinero a todos y no se recibe, a cambio, nada por ellos del Estado", se ha indicado desde el Ayuntamiento.

     Por eso, el pasado día 22 de febrero, en el BOP (Boletín Oficial de la Provincia), el Ayuntamiento publicó otra relación de bajas de inmigrantes que no han regularizado su situación en la localidad, ni han dado señales de vida, pese a los requerimientos efectuados por la Alcaldía para renovar su inscripción en el padrón de habitantes como está establecido en la actual legislación, y tras llevar dos años sin hacerlo. Mediante una resolución se ha procedido a la baja de 29, de los que cuatro son de nacionalidad china, dos sudamericanos y veintitrés magrebíes.

La crisis económica

La crisis económica está propiciando que muchos inmigrantes se marchen de la zona. A su vez, los de aquí están volviendo a desempeñar tareas que abandonaron durante  el 'boom inmobiliario'.  Se produjo un trasvase de trabajadores del campo a la construcción. El agro, para cubrir estas bajas recurrió a la inmigración de procedencia magrebí, mientras que el servicio doméstico a la de origen sudamericano.

En cumplimiento de la Ley, por un lado, y también para no ocasionar perjuicios económicos al municipio, por otro, la Alcaldía se ha visto obligada a atender las instrucciones técnicas provenientes del INE y la Dirección de Cooperación Local, en materia de empadronamiento, referidas a la caducidad de las inscripciones, las cuales, en el caso de los extranjeros no comunitarios, transcurridos dos años  sin la correspondiente renovación  de residencia permanente, y una vez efectuado el pre aviso, debe procederse a la baja de la inscripción padronal.  Así, pues, mediante una resolución de la Alcaldía, fechada el pasado 8 de febrero, se han excluido a 29 personas.

Como ya informó el alcalde, en el último pleno ordinario, a preguntas de los grupos de la oposición, para justificar el descenso de habitantes que ha experimentado la población en el último año, ello se debe fundamentalmente a que desde finales del pasado año y a comienzos de éste, se han dado de baja a muchos inmigrantes. Anunció, que según se fueran cumpliendo los plazos reglamentarios, llegarían a doscientas, aproximadamente, las bajas.