Una paloma ocupando el mechinal de un cernícalo, en la iglesia de Santa María.
Una paloma ocupando el mechinal de un cernícalo, en la iglesia de Santa María. / ÁNGEL ROMERO.

Las palomas quieren echar a los cernícalos primillas y vencejos

  • En los últimos años se han llevando a cabo varias actuaciones en las iglesias para la protección de los cernícalos

Jaraíz de la Vera es zona especial de protección de las aves (ZEPA). Tiene esta declaración por las colonias del cernícalo primilla que habitan, preferentemente, en el casco urbano, aunque también en el resto del término municipal.

La ZEPA es un área protegida de carácter europeo otorgada a zonas de singular relevancia para la conservación de la avifauna protegida. El cernícalo primilla es una las especies preservadas debido a que está en declive. Entre otras razones, está gravemente amenaza por el uso generalizado de plaguicidas en los cultivos, electrocución, colisión con tendidos eléctricos, caza ilegal y problemas de nidificación.

En Jaraíz de la Vera en los últimos años se han llevado a cabo actuaciones para la mejora y conservación de la población del cernícalo primilla, las cuales se han centrado en sus dos edificios históricos, la iglesia de San Miguel y la iglesia de Santa María, donde se concentran las colonias de reproducción más importantes. Otras zonas de crías se localizan en la plaza Mayor, calles Patín, Agua, Fontana, Barranes y Pedreros.

Entre los años 2014 y 2015 se han efectuado en ambas iglesias diversas actuaciones para su protección, tales como limpieza y adecuación de los tejados y accesos a los campanarios, colocación de cajas de nidos bajo las cubiertas, acondicionamiento de mechinales y una serie de mejoras en los edificios como la colocación de cierre y pletina metálica en los arcos de los campanarios y ventanas para imposibilitar la entrada de palomas.

Los huecos de los muros o mechinales se encontraban en muy mal estado de conservación. Para impedir la ocupación por palomas y favorecer la nidificación de los cernícalos primillas, en la iglesia de San Miguel, en total, se han acondicionado 25 y 23 en la de Santa María, a las vez que se han instalado jaulas trampa para el descaste de palomas, que han invadido algunos puntos del centro urbano.

No obstante, las palomas se resisten a dejar las iglesias y encaran con los cernícalos primillas. Al no poder ocupar los mechinales se posan a la entrada para impedir el acceso de los cernícalos a los mismos, a los nidos; como se puede observan en la imagen, captada por Ángel Romero, que se repite cada temporada de cría.

Este problema también lo han venido sufriendo los vencejos, que al anochecer revoletean alrededor de las iglesias y entonan a coro sus característicos chirridos, que diría Luis Chamizo, la canción del verano en los cielos. Una estampa muy típica en el crepúsculo estival jaraiceño.

HOY

HOYJaraíz de la Vera

HOY DIGITAL

Registro Mercantil de Badajoz, Tomo 220, Folio 66, Sección, Hoja 11365, Inscripción 1 C.I.F.: B06335467 Domicilio social en Carretera de Madrid-Lisboa nmero 22 06008 Badajoz Correo electrónico de contacto edigitales@hoy.es

Copyright Ediciones Digitales SLU, Diario Hoy de Extremadura, 2008. Incluye contenidos de la empresa citada, del medio Diario Hoy de Extremadura, y, en su caso, de otras empresas del grupo de la empresa o de terceros.

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:

Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.

El proyecto local más potente creado por el Diario HOY para un municipio. La edición impresa tiene una distribución mensual gratuita de 2.000 ejemplares a todo color.

PUNTOS DE REPARTO

    • Ayuntamiento de Jaraíz de la Vera
    • Anunciantes