Una jaraiceña obtiene el 'Primer Premio a la Mejor Comunicación de Investigación Clínica'

Se trata de Elena Salobrar García Martín, que lo ha conseguido por avances científicos en la visión

Elena, con el premio, acompañada del director de su tesis. :: E.S.
DISTINCIÓN

Esto lo dice con orgullo Elena Salobrar García Martín, una joven jaraiceña que acaba de recibir el 'Primer Premio a la mejor Comunicación de Investigación Clínica', presentado en el III Congreso Internacional SIRCOVA (Sociedad de Investigación de Retina y Ciencias de la Visión), con sede en Valencia, cuyo jurado estaba compuesto por algunos de los mejores especialistas en retina a nivel internacional.

­

"El premio me lo dieron el pasado día 7 de junio. Se otorga a la comunicación más interesante a nivel científico del congreso; por lo que aporta a la comunidad científica. Supone un gran respaldo a mi tesis doctoral; a nuevos descubrimientos oftalmológicos, aparte de su dotación económica", explica Elena Salobrar, que actualmente está preparando su doctorado en Ciencias de la Visión, en la Universidad Complutense, de Madrid, a donde ha llegado tras haberse diplomado y graduado en Óptica y Optometría y obtenido dos máster en 'Optometría Clínica' y en 'Óptica, Optometría y Visión'.

­"Decidí -cuenta cómo ha llegado hasta aquí- hacer un máster de Optometría Clínica en un centro asociado a la Universidad de Boston y cuando acabé me trasladé allí a realizar unos cursos de especialización. Al regresar me interesé por el doctorado y me exigieron hacer un máster oficial en una universidad española, inclinándome por la Complutense, más enfocada a la investigación. El primer año entré en el grupo de investigación oftalmológica, el Instituto de Investigaciones Oftalmológicas 'Ramón Castro Viejo', presenté un proyecto y me apoyaron. Tuve la suerte de conseguir una beca Erasmus y me fui a la Universidad de Letonia a comenzar lo que sería mi futura tesis doctoral y perfeccionar el inglés".

­Y, a la vuelta, preparando la tesis doctoral. "Versa sobre la visión en pacientes con demencia, ya sea alzheimer u otro tipo. Ya tenemos muchos resultados, que estamos presentando en diferentes congresos internacionales".

­"Quiero remarcar -señala- que estos resultados y el premio conseguido ha sido gracias al del grupo de investigación, que me ha guiado y ayudado. Y, por supuesto, a mis padres por apoyarme de manera incondicional".

Pero no todo es dulce. Lo amargo, comenta Elena Salobrar, es la precariedad que vive la investigación en España actualmente. "Se está perdiendo la excelencia en España, haciendo que sus investigadores salgan a producir a otros países que los esperan con los brazos abiertos, perdiéndose una generación entera de jóvenes bien formados que se ven forzados al exilio al no conseguir ni siquiera un contrato precario en alguna universidad o centro de investigación, con el que muchos nos conformamos", lamenta.